viernes, octubre 26, 2007

Publicidad ¿polémica?

Os dejo un par de fotos de la nueva campaña de Tom Ford.

Es curioso que en este país donde tenemos tantísimo cuidado de ser políticamente correctos, que nos erigimos en jueces, jurados y verdugos de aquellos que vulneran nuestras sensibles y candorosas almas, donde ya no se puede decir que una mujer está buena, ni un tio tiene un polvazo, todavía no haya ninguna asociación, de esas feministas que se relamen cuando les sale unos de estos temas y se lanzan a la yugular del Consejero para la Igualdad de las Pitufas que cuadre, que esté pidiendo ya las criadillas del tal Tom.

¿Qué pasa aquí? ¿Qué es este relajo?

13 comentarios:

Noe dijo...

Hola Pegasus! Ya estoy por aqui.

Fuertecito el anuncio eh?

¡Si es que ya no saben que hacer!

Pegasus dijo...

Hola! Ya he visto que me has enlazado en tu blog. :-)

En cuanto al anuncio, pues si, es fuertecillo. Pero no se, yo creo que la publicidad tiene que intentar ser lo suficientemente transgresora como para captar la atención. La pregunta es: ¿Donde está el límite?

Yo creo que esta campaña no lo sobrepasa. ¿Y vosotros?

CHANLEETO dijo...

REDIOS!!!! Cómo ha ganado tu blog con una sóla entrada. La respuesta a tu pregunta es la siguiente: EN PUBLICIDAD NO HAY LÍMITE. Gracias a dios, por cierto. Sólo decirte que me han entrado unas ganas enormes de usar colonia... bueno y de otras cosas. Si la publicidad no es chocante no sirve de nada, y si encima te pone burro ni te cuento.

Un saludo y, en nombre de todos los que tenemos sangre caliente, gracias.

Pegasus dijo...

¿De verdad crees que no hay límite? ¿Ninguno?

Lechuza dijo...

¿Y por qué no debe haber límites en publicidad? Si en otro ámbitos si que los hay. ¿Acaso debemos rendirnos al dinero y admitir que todo vale?
Personalmente, el anuncio me parece zafio, burdo y de mal gusto.
Además de usar de forma muy evidente el sexo como reclamo.
Y no deja a los hombres muy bien parados, por cierto. Los publicistas os deben considerar muy simples para habérselo currado tan poco.

Pegasus dijo...

Vale, Lechuza. Dices que tiene que haber límites. ¿Pero en base a qué? Porque que un anuncio o campaña no te guste a ti (o a mi) no quiere decir que sea desacertada. Quizás ni tu ni yo seamos el objetivo de los publicistas. Por ejemplo, ahora mismo hay un anuncio en la tele, donde sale un tio hablando "las cosas, las no se qué, las no se cuanto..." No se lo que anuncia, porque en cuanto empieza, cambio a otra cadena, y cuando calculo que se ha terminado, "vuelvo".
¿Es un mal anuncio? Bueno, basándome en mi, si. Pero no sé, no lo tengo claro...

En cuanto a lo simples que somos... Ejem, ejem... Revistas como Cosmopolitan llevan años vendiéndose con reclamos en portada tipo Cázalo y hazlo tuyo, Consigue un cuerpo 10 en 2 semanas o 10 pasos para caerle bien a tu suegra. No sé yo qué es peor. :-)

Lechuza dijo...

No en base a que no me guste a mi, o no guste a una persona determinada. Si porque denigra a la mujer, convirtiendola en un simple reclamo sexual, y también denigra al hombre.
Encuanto a Cosmopolitan, Vale y asi, también me parece que abusan un poco y bajo una cubierta liberal, perpetuan roles.

Anónimo dijo...

Venga, por favor, si sólo es un anuncio. A mi me parece muy bueno. Está bien hecho, enseñando la carne necesaria. Si enseñara más habría que ponerle el simbolillo ese de +18. Pero de ahí a que salga en plena erección a comprar dos litros de la colonia esa (no engaño, no me he enterado del nombre de la susodicha) hay un mundo.
En cuanto a la denigración femenina, me parece peor la que se ejerce en ciertos países con religión mahometana y en el Äfrica negra. Eso si que es una cabronada y no el enseñar unas tetas en la tele.

Lechuza dijo...

Por supuesto que la situación de la mujer en África es peor, pero eso no quita para que el anuncio sea denigrante.
También en África la gente muere a miles, pero que se cometa aquí un asesinato no deja de ser un delito.

En cuanto a que está bien hecho, vaya, tampoco es que se necesite mucho, vaya, que el anuncio no es el sumum de la sofisticación. Unos pechos siliconados, y unas ingles brasileñas no tienen tampoco demasiada complicación. Seguro que al publicista se le ocurrió en una despedida de soltero o alg así.
Aunque eso sí, podían haber pasado el photoshop un poco por las manos

Pegasus dijo...

No deja de sorprenderme el doble rasero que se emplea en determinadas ocasiones...

Cuando hay una foto donde una mujer hace uso de su cuerpo para un proposito determinado, es denigrante para la mujer.

Y cuando una mujer se arregla, se maquilla, se viste bien, es para ella.

Vamos por partes. Yo creo que el sexo mueve el mundo. O, al menos, una parte de él. Como se dijo en un capítulo de House, la gente hace cosas por sexo o por dinero. Punto pelota. Negar eso, es vivir de espaldas a la realidad.

Una mujer se depila el bigote, por un poner, o un hombre usa desodorante... para gustarse y gustar. No nos engañemos. El objetivo último de cualquier cuidado corporal es el aumento de autoestima, pero también la búsqueda de atracción del sexo contrario (o el mismo, según el caso).

Y en base a eso la publicidad, como herramienta concebida para captar atenciones y enviar mensajes, es lógico que emplee los elementos que sabe que funcionan.

En cuanto a lo denigrante o no que pueda ser para la mujer, pues que quieres que te diga... Habría que preguntarle a la modelo, que en el fondo es quien enseña las tetas.

Puede que tenga una depresión de caballo por tener que desnudarse, o puede que se haya gastado lo que ha cobrado en irse de viaje, y vivir a tutiplen. Generalizar es malo. Siempre. Y asumir que lo que para unas mujeres es horrible, lo es para todas, sólo lleva a posiciones radicales. Digo yo...

Lechuza dijo...

Creo que estás rebatiendo cosas que yo no he dicho. Por supuesto que hombres y mujeres se arreglan, para gustarse y para gustar a los demás. Pero no veo que tiene eso que ver con el anuncio. No es simplemente que se utilice el sexo como reclamo publicitario, que se utiliza, sigo que además se cosifica a la mujer, ser la reduce a un simple objeto sexual, en este caso además descaradamente, puesto que las unicas partes que se sacan son el pubis y los senos.

Eso por un lado. Por otro, que la modelo del anuncio no sea consciente de ello, o simplemente le de igual, no quita para que la denigración se produzca.

Pegasus dijo...

No rebatía, exponía una teoría. :-)

En cualquier caso, dices que se cosifica (¡vaya palabro! ¿eso existe?) a la mujer. Como te demostré el otro día, también se "cosifica" al hombre... ¿Recuerdas el anuncion de Cool Water? ;-)

Lo que viene a confirmar lo que te decía, que tanto hombres como mujeres seguimos siendo, nos guste o no, bastante primarios.

Desde el momento en que hombres y mujeres optan libremente (nada que ver con otras situaciones sociales, como apuntaba Anónimo) por utilizar su cuerpo como mejor les parezca, toda la palabrería politicamente correcta sobre si unos pechos hacen a una mujer una cosa, o si unos abdominales masculinos bien marcados convierten a un hombre en un consolador con patas, son ganas de marear la perdiz...

Lechuza dijo...

No creo que sea marear la perdiz, desde el momento en que los mensajes que nos llegan de la publicidad influyen en nuestra vida, modifican nuestro comportamiento, sobre todo el de los más jóvenes.

Y por supuesto, también se cosifica al hombre (la palabra si existe, la recoge la RAE), pero nadie ha dicho que no estemos copiando los peores defectos del os hombres