miércoles, agosto 29, 2007

Ponte el cinturón...


Andy Warhol dijo una vez que, en el futuro, todos tendríamos nuestros 15 minutos de fama. Si nos fijamos un poco en la parrilla televisiva de nuestro país, o de cualquier otro, nos faltan sesiones de 15 minutos para repartir. Algo bastante triste, la verdad...

El tema de los concursos da bastante juego. Porque el caso es que da igual de que vaya el programa. Tuvimos a Santiago Segura en el 1,2,3, al aún no superado Cañita Brava en El Semáforo y, más recientemente, a Alex, que en La Ruleta de la Fortuna cuando le dijeron que pidiese una consonante, se lanzó con una A, con toda la boca abierta y, no contento con eso, cuando le dijeron que la A no valía, contestó: Bueno, pues la U. Es que estoy muy nervioso, dijo después el pollo. Animalico...

Aquí la sujeta, de nombre Silvia Padilla (tranquila Boquerona, es de Valencia) ya ha conseguido los suyos. ¿Cómo? Fácil. Silvia encarna al friki que podemos encontrar en todo concurso de televisión. Y encantada de la vida y de haberse conocido. ¡Si hasta tiene página web!

El caso es que nuestra amiga Silvia, por lo visto quiso concursar en el programa de 4, Factor X. El programa en cuestión creo que es una especia de Operación Triunfo, pero a lo cutre, no sé. La historia es que la chica no pasó del casting. Si alguien ha visto el vídeo de la prueba, entenderá perfectamente por qué. Lo que me pregunto es si esta chica no ha escuchado nunca la radio, por ejemplo, y alguna canción de Whitney Houston, o Madonna o, yo que sé, Kylie Minogue... Porque las comparaciones son odiosas... O igual si que las ha escuchado, pero ella va a su bola, que el tema es salir en la tele, que te vean los vecinos, y embolsarte unos leuros para pagarte un coche nuevo... ¡Vaya usté a saber!

Sin embargo (no tengo muy claro por que razón) participó en una de esas galas. Igual es que la audiencia flojeaba, o pensaron que ya era hora de que el mundo conociese a la buena de Silvia. Así, sin saber si estábamos preparados...

Fuera por un motivo u otro, ahí estaba ella, delante de toda esa gente que daba palmas, como hace 30 años los niños viendo a Los Payasos de la Tele. Misma tele, peores payasos.

Y Silvia radiante, con una sonrisa de oreja a oreja, viéndose mañana en los Grammy.

2 comentarios:

Tamara dijo...

Es que la tipa esta está zumbada...
La actuación no puede ser de verdad,es de coña fijo...

Lechuza dijo...

Pues yo me alegro de que haya sacado algo de dinero, porque el programa si que estaba sacando dinero de ella (politono y todo eso). Creo que fue invitada a la gala después de la fama que adquirió en el casting (que no tiene desperdicio, por cierto). Al fin y al cabo es una persona autentica, autenticamente loca, pero auténtica.