domingo, diciembre 05, 2010

Mamonadas. I parte

Después de un tiempo sin darle a la tecla, por motivos varios que ahora no vienen al caso, aquí retornamos.

Y el retorno viene marcado por un par de temas que me gustaría comentar y a los que, para ir poniendo en situación, vamos a llamar Mamonadas.

Será que con la cercanía de la Navidad, uno quiere soltar todos los pensamientos negativos y centrarse, a partir del 20 de Diciembre, en ver si nos toca la lotería y en disfrutar del lujo asiático.. o, más probablemente, de mis mini-vacaiones, que empiezan el 24. :-)

Por tanto, hoy vamos a hablar de la campaña del gobierno "Sácale tarjeta roja al maltratador".

No entiendo este tipo de campañas. ¿A quien van enfocadas? ¿Al hijo de puta que maltrata? Porque en algunos spots le dicen algo así como ¿Te crees más hombre?

No sé.. Pero al típico cabrestro que está atizando a la mujer un día si y otro también, no creo que le cale mucho que actores o periodistas le echen la bronca. Más bien se la sopla.

Entonces.. ¿Para los que pensamos que quien le pone la mano encima a su pareja es un indeseable? A esos creo que no hace falta que nos digan que está mal, porque ya lo sabemos.

Así que solo me queda como conclusión que la idea es que seamos nosotros, los ciudadanos, los que saquemos la tarjeta roja a los maltratadores. Que viene a ser algo así como decirles Oye, chico, que eso no se hace.. ¿No ves que la pobre lo pasa mal cuando le inflas la cara a ostias?

Y eso es lo que a mi me enerva. Ese si, pero no. Ese con la puntita nada más.

Siempre que veo una noticia en la que una mujer ha muerto a manos de su pareja, después de poner tropecientas denuncias, me hago la misma pregunta. ¿No tenía un hermano, un primo, un amigo?

Vamos a dejarnos de tonterías y de mamonadas, de tarjetitas rojas y de leches, y vamos a coger el toro por los cuernos. Imaginemos que yo mañana tengo una hija. Imaginemos que mi hija tiene pareja. Imaginemos, puestos a imaginar, que está contentos, y felices, y comen perdices. Y todos nos alegramos un huevo, porque queremos a mi hija, y deseamos eso, que sea feliz..

Pero resulta, puestos a seguir imaginando, que a mi hija un día se le queman las perdices, y mi yerno, "para que espabile", le suelta un par de ostias.

En esa situación imaginaria, a mi no se me ocurre ir a su casa y decirle Eh, machote, que eso no se hace. Mira, te saco tarjeta roja, para que sepas que está mal. A mi lo que me pide el cuerpo, por sentimiento y porque pienso que es la mejor forma de proteger a mi ser querido, es coger a mi yerno por banda, y darle tal paliza que no salga del hospital hasta que hayan pasado mínimo 6 meses. Y si yo no puedo, porque la edad quizás no me lo permita, buscaré a quien lo haga por mi.

Porque una persona que maltrata no es una persona. Es un animal. Y cuando un perro no hace caso, o se porta mal, le das con la zapatilla. No le sacas una tarjeta roja para encima se descojone de ti.

Y porque el Gobierno está para proteger a las personas. Pero cuando el Gobierno se muestra inoperante, y es lo que está demostrando cada vez que una mujer con 50 denuncias aparece muerta por su pareja, lo menos que podrían hacer es tener un poco de vergüenza, y dejar que cada uno se busque la vida como pueda, en lugar de sacar campañas de concienciación, tarjetitas rojas, y mamonadas.

5 comentarios:

Ness dijo...

jajajajj acabo de descubriros jajaja me encantaaaa

Pegasus dijo...

Hola Ness, bienvenida!!

Me alegra que te guste el blog. Espero verte por aquí a menudo.

Voy a echarle un ojo a tu blog también. :-)

Un saludo,

Doctor Mapache dijo...

Coño, me alegra no ser el único que piensa igual. A favoritos.

Anónimo dijo...

Ten cuidadín, que Sonny Corleone hizo lo mismo y mira como acabó.

Pegasus dijo...

¡Doctor Mapache! Después de tanto tiempo viéndote comentar en el blog del vecino Yulifero, por fin "desembarcas" aquí. Un placer. :-)

Anónimo.. Precisamente por eso, intento no utilizar carreteras de peaje.. ;-)