sábado, septiembre 09, 2006

La noche que perdi un ferry.. y luego lo recupere ( 7 de Septiembre)

Jo, desde que se que la gente me lee, me curro más los títulos.. Jijiji.

John Lennon dijo que la vida es eso que te pasa, mientras tú te empeñas en hacer otros planes. Pues va a ser que si.

Porque recordemos que en entregas anteriores, me quedé dudando sobre sí después de volver de Corleone, coger el expreso rumbo Nápoles, con un precio de 60 leuros. Otra opción era buscarme la manera de ir de Palermo a Nápoles por otra vía, seguramente más larga, pero gratis.

Bueno, pues por lo visto, alguien decidió por mi, porque cuando estaba jugueteando en la estación de Palermo, con la maquinita que es muy chula, y te dice todos los horarios, y todas las combinaciones, y hasta el número de la quiniela (eso no, ¡jodios! Aquí iba a estar yo a estas horas...) vi que para el tren Palermo-Nápoles ya no había billetes.

Prego (como manejo ya el idioma, eh?) a buscar alternativas! Ahora mismo (no cuando tú lo lees, ni cuando yo posteo, intento mantener el realismo, ¿vale?) estoy en la estación Termini de Roma. Coño, ¡que lejos! - diréis. Pues si. ¿Que cómo he llegado hasta aquí? Uy, aquí si que tenéis que coger el mapa. Os espero...

....
....
¿Ya? Vale, pues vamos.

De Palermo salí a las 18:00, en un tren con destino a Messina. Allí cogería el ferry que conecta Sicilia con el continente. ¿Problema? Bueno, siempre hay alguno. Esta vez el tren llegaba con una hora de retraso. Así que cuando llegué al embarcadero, hice una foto a la pasarela cerrada.
Ah! Pensábais que me habia rendido, ¿eh? En honor a la verdad, si, por eso me di la vuelta. Y menos mal, porque entonces vi que había otra puerta de embarque, al otro lado del barco. Así que también le hice la foto a la puerta abierta. Jijiji.

En resumidas cuentas, que el ferry salió de Messina, destino Via San Giovanni. 3 Kms de nada. Cuándo llegamos allí, cogí el tren dentro del ferry (si, los sicilianos son muy cañeros) y me dispuse a hacer el viaje con Julia (leido Iulia) hasta Salerno. Las 23:00, minutejo arriba, minutejo abajo.

Julia es una chiquilla (22 años) siciliana, que me pregunto en el ferry que si iba de interrail. Hombre, con la mochila, que cada día abulta más, y la destrozada guía de trenes de Italia en la mano, hay cosas que se caen de maduras del arbol, ¿no?

Total, que había estado trabajando el verano pasado en Sitges y Barcelona, como camarera, y a finales de verano se había alquilado un coche con una amiga, y se habían ido a recorrer Andalucía. Porque Andalucía te quiere, que eso dice la publicidad. :P

Así que a las 23:00 salimos de Villa S.G, y yo a las 3:30 pasadas me quedé en Salerno, para coger otro tren. Ella seguía hasta Roma, donde iba a estudiar artes gráficas. Os pongo una foto de ambos dos, bastante mala, porque no había nadie despierto en el vagón, y tuvimos que hacérnosla nosotros. Porca miseria! (jo, más italiano que Cannavaro)

Lo malo es que, yo no se si yo calculé mal, o el tren ya se había ido, pero no pude coger el expreso de Salerno a Nápoles. Así que a las 3:50 pille otro tren que llegaba hasta Roma, y aquí estoy, esperando a las 10:45, que hay uno que lleva a Nápoles, y llega a las 13:28 (o eso dicen..)

Con un poco de suerte, hoy llegaré a Napoles, dejaré la mochila en el hotel, vueltecita por la ciudad, y a enterarme de cómo ir mañana a Pompeya.

Nos vemos!!

P.D (1) ¿No os quejaréis, eh? Post majo, contando las cosas con pelos, señales y pecas. :D
P.D. (2) Por cierto Beto, que me hizo mucha ilu tu mensaje. No importa que no postees. ;)

2 comentarios:

El_Mariuco dijo...

Tu a las feas ni te arrimas ¿no?

Pegasus dijo...

Para que?? :p