viernes, septiembre 01, 2006

Atenas 1 - Londres 0 (Patatero)

Bueno, pues si, la verdad es que a este lado del mundo, la vida es bastante más agradable que en la pérfida Albión. ¿Qué por qué? Hombre, lo primerito es que aquí internet es gratis, y los teclados se pueden configurar para poner acentos, signos de interrogación, y un montón de cosas más...

Volviendo al tema que nos ocupa, nos habíamos quedado en el aeropuerto de Londres. En fin, pasaré por alto el tema de los registros en los controles de seguridad.. ¡Que no! ¡Que no lo paso por alto! Vamos a ver.. Yo entiendo que las cosas se han puesto un poco malamente, con eso de que hay gente mala que quiere hacer explotar aviones, y que la gente se muera, y todas esas cosas. Vale, bien, de acuerdo. Pero hombre, yo no se si eso da derecho a que, por su parte, las autoridades inglesas se pasen como se pasan. Porque si ya daba rabia el que pusieran 4 bolas grandes de cristal, para que todos los que no pensamos volver echásemos las monedas inglesas (que ellos, muy cucos, no te cambian por su equivalente en Euros) con no se que cuento chino de que eso va a una organización que se preocupa por los niños, por los perros, y los enanitos de jardín... Total, que como con eso ganaban poco, ahora resulta que también dicen, entre otras muchas cosas, que las mujeres deben dejar el maquillaje antes de pasar el control. Pero lo más cachondo es que mientras una "bobby" está con la bolsa de plástico recolectando potingues y sombras de ojos, otra "colegui" no hace más que repetir eso de "Don't worry, you can to buy make up inside". Vamos, que el negocio es redondo. Primero te lo quitan, y cuando pasas el control, te lo venden. Así también hago negocios yo.. Bueno, yo y cualquiera...

Déjemos el tema... La imagen de un señor que se descalzaba mientras su mujer le sujetaba el jersey (que si, tambien te lo hacen quitar, no se para que coño sirve entonces el arco...) es aún reciente...

Pero, como no hay mal que 100 años dure, el vuelo se terminó, y llegué a Atenas. Jo, que diferencia. Lo primero, que en lugar de pagar 15 libras (en Euros, una pasta) por el tren que tienes que coger para llegar al centro de la ciudad, aquí pagas 3 euros por un autobús coquetón que hace el mismo servicio.

El albergue, muy chulo. La primera noche compartí habitación y cervezas en el bar con un brasileño. Completaba el trio la encargada de recepción, una mexicana chiquitita de lo más majo.


Esta mañana, visita obligada a la Acrópolis. Para mi decepción, y para todo el grupo de amigos que esperaba noticias en la distancia, no he podido encontrar el Santuario. (Aquellos que sigan sin infancia, que serán los mismos que no sabían quien era el tio Matt, que vuelva a sonreir y asentir con la cabeza). En cualquier caso, mañana por la mañana iré al cabo Sounion, a ver si a lo mejor allí...

Y si eso también falla, pasado mañana iré a pedir consejo al Oráculo en Delfos. Si no lo sabe él, apañados estamos... ;)

4 comentarios:

Petirrojo dijo...

Pues nada, a ver si tienes suerte con el Oráculo de Delfos, que por cierto, vi en algún lado (dícese programa de televisión) que las visiones que allí se producían tenían como causa unas emanaciones de gas etileno, así que cuidadín!!!!

Pegasus dijo...

Coño, como en el parque de atracciones de los Simpsons!! Jijijiji.

Anónimo dijo...

Ya puedes tener cuidado con los Ultras Griegos, porque les vamos a dar una paliza y es posible que la tomen contigo.

Anónimo dijo...

Ya sabes pide tu fuerza a Pegaso.